¿Tenemos mejor educación que nuestros abuelos?

El mundo

Mª AMELIA BRENES (Jaen)
No son ni uno ni dos los abuelos que cuentan que apenas fueron al colegio. A menudo, eran demasiado pobres para perder el tiempo en la escuela; algo habitual que dio lugar a una generación de casi analfabetos que hoy echa de menos no haber tenido la opción de saber más. “Lo que tengo a disgusto es que yo no he aprendido lo que tenía que aprender”, reconoce Rosa Sánchez en ‘Educa-Acción’, un vídeo realizado por alumnas de la Universidad de Jaén (UJA) para concienciar sobre el valor de la enseñanza.
Lo que surgió como práctica de clase se convirtió en una suerte de documental de cinco minutos con el que han ganado el concurso sobre competencia mediática Educlips, en el que han participado más de 30 instituciones universitarias de toda España. Lo más interesante, sin duda, es el contenido, que recoge testimonios de personas mayores sobre la educación de hoy y de ayer.
[youtube https://www.youtube.com/watch?v=fwpVsGDSj2A]
“Ninguno de ellos tuvo la oportunidad de tener una enseñanza completa”, comenta a EL MUNDO de Andalucía Lorena Chinchilla, una de las estudiantes de Magisterio que realizó el vídeo junto a Cristina Camacho, Rosa María de la Torre y Eva María García. “Todos tuvieron que dejar de estudiar por falta de dinero en las familias, que los obligabas a trabajar. A pesar de ello, consideraban la educación como algo esencial”, añade la joven, llamando la atención sobre las diferencias entre la experiencia de esos abuelos y la que se vive en los colegios hoy día.
“El mayor logro es haber extendido la educación a la inmensa mayoría de las personas”, apunta su compañera Eva María, quien recuerda que aún existe un índice de fracaso escolar demasiado alto. También se ha fracasado, entienden, al sustituir el exceso de disciplina con una falta de respecto y apoyo al profesorado que ponen de relieve hechos como la detención de un padre en Maracena (Granada) a principios de este mes por agredir a un maestro, o la condena a otro en Málaga por darle un puñetazo al profesor de su hija.

Mejor es posible

“Hemos avanzado cualitativamente, intentando acercar los contenidos curriculares a la sociedad en la que vivimos, pero también hemos perdido mucho, sobre todo de esa parte de esfuerzo y de respeto que se asumía de manera natural“, dice la profesora de Organización Didáctica de la UJA Mª Ángeles Peña, para quien, como todo, la educación actual es mejorable. “Si somos conformistas, vamos a llegar a poco”.
“Por supuesto que la educación es mejorable”, coincide el maestro de inglés Felipe García, al que los diez años que lleva enfrentándose a alumnos de hasta 18 años le sirve para darse cuenta de que la experiencia es un grado y “te va ayudando a ser un mejor docente”, aunque lo más “imprescindible” es la vocación. Destaca, también, el interés por la autoformación, especialmente para mejorar aspectos como la enseñanza de la citada competencia mediática.
“Ser competente mediáticamente es saber usar los medios tecnológicos y de comunicación que tenemos a nuestro alcance con todas sus potencialidades, ventajas e inconvenientes”, explica la profesora Peña, recordando que hace tiempo que te trabaja en este campo. Pese a ello, reconoce que en general somos poco críticos. La clave, afirma, es que el profesorado sea consciente de la situación. “Si falla la formación inicial, habrá problemas en la práctica”, agrega sobre una cuestión en la que García también implica a las familias.
“El alumnado no usa las tecnologías de forma crítica, ya que la mayoría de ellos desconocen, sobre todo, los inconvenientes de un mal uso”, opina el maestro, que cree que los docentes son “más o menos competentes con respecto al buen o mal uso de las tecnologías, pero muchos de ellos aún no saben cuándo y/o como utilizarlas“. Todos, parece, tenemos que seguir aprendiendo.

diciembre 22, 2014

Etiquetas: , , , , ,

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *