Colectivos de la educación crean un foro de resistencia a la LOMCE

MADRID, 4 Mar. (EUROPA PRESS) –
Asociaciones y colectivos vinculados al mundo educativo, activismo social y político y a la defensa del medio ambiente han puesto en marcha la iniciativa ‘La educación que nos une’, que pretende ser un foro de debate y reflexión sobre propuestas para “una nueva educación” y para la “resistencia” a la Ley Orgánica para la Mejora de la Ley Educativa (LOMCE).
Así, los integrantes de la plataforma ‘Stop Ley Wert’ –ATTAC, Juventud Sin Futuro, Yo estudié en la pública, Red IRES, Ecologistas en Acción, Movimiento de Renovación Pedagógica y Rosa Sensat, entre otras– han creado esta propuesta, una vez aprobada la ley, con el objetivo de “ir por delante del Gobierno” y hacer posible “entre todos” una educación “pública, inclusiva, coeducativa, científica, ecológica y laica”.
“Las leyes solo tienen sentido si las obedecemos y, en concreto, la LOMCE es una imposición”, ha afirmado la portavoz de Yo estudié en la pública, Ana Contreras, que ha advertido de que el Gobierno no la ha consensuado ni con la comunidad educativa ni con el conjunto de la sociedad. “Ha llegado el momento de construir la educación que queremos y que muchas personas ya están poniendo en práctica”, ha añadido.
Entre los objetivos de ‘La educación que nos une’ se encuentra la resistencia a la LOMCE, que califican de “neoliberal, mercantilista y segregadora”. Si bien no ofrece acciones de desobediencia concretas, porque no quieren que los docentes “se jueguen la vida o el puesto de trabajo”, sí plantean que se enseñe de una forma “distinta” dentro del aula a la que establece el sistema educativo actual.
Frente a una educación que genera “injusticias sociales y ambientales”, proponen una educación “transformadora” que crea una “red de personas comprometidas”. Asimismo, entienden que para combatir la educación como “mero adiestramiento” es necesario que se respeten los derechos de la infancia y juventud y se atienda la dimensión afectiva y ética de las personas.
Estas organizaciones critican en su manifiesto que sea la OCDE, la CEOE y la Conferencia Episcopal quienes decidan los contenidos y no la comunidad educativa en su conjunto, o que se conciba la educación como un rankig individual y no apueste por el trabajo en equipo. También censuran que “segregue” al alumnado en función de variables académicas en lugar de recuperar el “valor de la diversidad”.
A juicio de estas entidades, la LOMCE “recentraliza” las políticas educativas, lo que provoca “pérdida de democracia” en los centros, “dificulta” la tarea de maestros que están al servicio de las “reválidas”, y “merma” las competencias de las comunidades autónomas. Frente a esto, exigen la “devolución” de estas competencias a la comunidad educativa, profesorado y autonomías.