FETE-UGT tacha de "ambiguo" el dictamen del Consejo de Estado

MADRID, 29 Abr. (EUROPA PRESS) –
   FETE-UGT considera que el dictamen del Consejo de Estado sobre el anteproyecto de Ley Orgánica de Mejora de la Calidad de la Educación (LOMCE) “es ambiguo o pasa de puntillas” en algunos temas, como en la separación de alumnos por sexo, en las pruebas individualizadas de Primaria o en la especialización curricular, aunque en términos generales, coincide con el parecer del sindicato.
   “En numerosos puntos el dictamen del Consejo de Estado coincide con las observaciones hechas por FETE-UGT al anteproyecto”, explica en un comunicado en el que el analiza punto por punto el dictamen contraponiendo su parecer al del Consejo de Estado.
   Así, sobre los conciertos con la educación diferenciada, FETE apunta que mientras el órgano consultivo “sólo pide que se justifique los beneficios de esa separación”, en el sindicato se considera que “esta medida sigue siendo segregadora” porque la educación “ha de basarse en una relación entre iguales”.
   Tampoco considera “clara” las postura del Consejo sobre las pruebas individualizadas de Primaria. “No está claro si se refiere a las evaluaciones individualizadas a lo largo de la etapa, o solamente a la realización de la evaluación individualizada al finalizar 6º, que se realizará por las Administraciones educativas utilizando profesorado externo a los centros docentes. Es ambiguo y no se posiciona respecto a la última y a las condiciones para su realización”, afirma el sindicato.
   Respecto a la asignatura de Educación para la Ciudadanía, FETE recuerda su postura favorable a la implantación de esta materia como obligatoria e “independientemente del nombre que se le de”, en línea con el dictamen, igual que coincide con el órgano consultivo al plantear que la potestad de las universidades para establecer sus pruebas de acceso puede “perjudicar el tratamiento uniforme del alumnado”.
   En cuanto a la memoria económica, el sindicato coincide con el órgano consultivo en considerar “insuficiente” la estimación presupuestaria del ministerio e incide en que las previsiones de la reforma “han de ir acompañadas de un aumento de recursos y de inversión” y no de recorte del gasto, que es, a su juicio, “lo que se está primando”.
   “La falta de participación de la comunidad educativa y la disminución de sus funciones es otro aspecto con el que se coincide”, dice FETE-UGT. En esta línea, el sindicato denuncia “la incoherencia que existe entre esta disminución en la participación de la comunidad educativa, con la tan nombrada autonomía de los centros en el Anteproyecto” y apunta que dicha autonomía “puede resentirse cuando no existe participación activa y cuando la mayor capacidad de decisión recae en el director”.