Educación sustituye Ciudadanía por una materia 'exenta de cuestiones controvertidas'

El mundo
El ministro de Educación, José Ignacio Wert, ha anunciado la “sustitución” de la asignatura de Educación para la Ciudadanía por “Educación Cívica Constitucional”, una materia con “contenido exento de cuestiones controvertidas”.
Wert comparece esta tarde en el Congreso para comunicar al Parlamento su calendario de reformas del sistema educativo, la hoja de ruta de la construcción de un nuevo modelo.
Educación para la Ciudadanía había sido cuestionada, supuestamente, por tener una carga ideológica acorde con postulados políticos y morales propios de la izquierda. Quienes la han censurado, entre ellos el PP, lo han hecho por su pretensión de “adoctrinar” inculcando una “moral de Estado” a los estudiantes.
La asignatura se estudia en 2º o 3º de ESO (según las CCAA), en 4º de ESO y en 1º de Bachillerato. Habida cuenta de que el Ejecutivo va a suprimir 4º de ESO y a remodelar 1º de Bachillerato, es obvio que la asignatura puede quedar diluida en la propia reforma estructural, máxime cuando también se espera una modificación de los reales decretos sobre el contenido de las asignaturas, en aras de una mayor concreción.
En varias ocasiones, responsables del propio PP habían transmitido la intención de eliminar la carga ideológica que supuestamente tiene la asignatura, más que suprimir la materia en sí misma.
Miles de alumnos habían objetado a la materia, al negarles sus familias la asistencia a clase. La objeción de conciencia ha sembrado de procesos judiciales los tribunales de toda España e incluso ha provocado una sentencia del Tribunal Supremo negando dicha objeción y afirmando la obligatoriedad de recibir sus enseñanzas.

Las reformas más importantes

En su comparecencia, el ministro presenta las claves del nuevo modelo educativo con el que se pretende salir de la mediocridad en la que el sistema español está atascado y a reducir las altas cotas de abandono escolar temprano (28%).
El ministro suele incidir en la necesidad de que el sistema de enseñanza recupere el valor del esfuerzo mediante una mayor exigencia. También era una de las premisas del programa electoral del PP en materia educativa.
El otro pilar en el que el PP fundamentaba el modelo educativo que preconizaba en su programa era el dominio del inglés. De hecho, se comprometió a promover el bilingüismo español-inglés en la escuela desde el segundo ciclo de Infantil, es decir, desde los 3 años.
Otra de las reformas anunciadas es la de una FP que incluya un primer empleo y, según el compromiso del PP, un “ambicioso programa” de becas-salario. La nueva FP puede ser uno de los planes más complejos.
En lo que respecta a la Secundaria, aparte del Bachillerato, la intención del PP incluía organizar dicho ciclo de manera “más flexible” con “vías formativas”.
En cualquier caso, sabido es que la obligatoriedad de estudiar se mantendrá hasta los 16 años, como ahora. El ministro deberá concretar si ello va a implicar la gratuidad de los estudios en 1º de Bachillerato y FP.
Dar mayor libertad a los centros para crear proyectos que respondan a las necesidades del centro puede ser otra las bases del nuevo modelo. También un nuevo sistema de formación y selección del profesorado.
En la universidad, el reto es la definición de un modelo de gobierno más eficiente y un nuevo marco de financiación de los campus.

enero 31, 2012